Llevamos 10 partidos de Liga, una liga que está igualadísima por arriba y en la que cualquier equipo te pinta la cara. Llevamos 2 temporadas y esta que ha comenzado con este proyecto, y cada año hemos sido más exigentes con nosotros mismos, con los que formamos esta familia que es el Poli. Después de estos 10 primeros partidos de liga, hemos tenido más alegrías que penas, pero es cierto que las penas (derrotas) se hacen más visibles. Por ahí leí ( o la oí) que decía: “El dolor se guarda, la felicidad se olvida”. Quizá sea una comparación muy exagerada, pero la podemos extrapolar a la situación de nuestro club, donde las alegrías duran poco y las penas no se van.

Siempre hemos sido un club luchador, tenemos ese POLIstyle al que hacemos alusión muchas veces (sobretodo nuestro actual presidente, que además acuñó esta palabra), ese no darse nunca por vencido, ese luchar ante las dificultades (que mayor dificultad que la que mantener al equipo vivo estas temporadas a base de trabajo e ilusión). La implicación este año es máxima (siempre lo ha sido, pero este año más si cabe) por parte de jugadores, cuerpo técnico, directiva, socios, abonados… y no podemos en la Jornada 10 estar pensando en que no vamos a alcanzar los objetivos, y que tras una derrota este equipo no es lo que esperábamos. No es nuestro estilo, no bajamos los brazos y es más, nos crecemos ante las adversidades.

Este domingo nos visita el líder, y tenemos que demostrar que estamos con este equipo, con sus jugadores. Ellos lo van a dar todo, ¿lo vas a hacer tu? ¿Vas a ir al campo a animar? O te vas a quedar en casa? Acercate al campo y déjate la garganta por este equipo. Sufre, rie y gana con ellos… Ni una derrota el Domingo nos dejará fuera de nuestro sueño, ni una victoria nos allanará el camino. Lo que está claro es que si ese camino no lo hacemos juntos, nos quedaremos a medias.

MUSHO POLI!

Los comentarios están cerrados.