El día de la marmota … otra vez

Que tedioso es hablar de lo mismo. Aunque empezaremos por ello.
Que aburrido es que el protagonista sea quien no debería serlo.
Que hartazgo asumir que cada partido fuera de casa sea una batalla desigual, condicionada, y no hablamos de favoritismo local, algunas veces se confunde con persecución visitante.
Que triste es ver las caras serias de los chicos que tienen al fútbol como una distracción, un aliciente personal de superación, o incluso como una forma de ver la vida a través del deporte, y se les quiten las ganas por tardes como esta.
Señor colegiado, usted fue el único responsable de la derrota. Usted solo. Y ahora hablemos de lo importante, y también de Carlos, el injusto juez.

IMG_1272

El partido comenzó con un POLI dominador, que se hizo amo y señor del primer tramo del partido. Muy serio, muy bien plantado. Fruto de ello, muy pronto, en un ataque muy bien llevado por el medio campo rojiblanco, un pase en profundidad que hizo bueno el goleador Morales, hacia diana, otra mas.

IMG_1296
Ese 0-1 se mantuvo hasta mediados de la primera parte, cuando Berja se despertó, dio un paso adelante en busca de la igualada, que consiguió por mas empuje que calidad. Y así se llegó al final de la primera parte, con las tablas.
Los roles eran claros. Fuerza, quizás más de la permisible, en el equipo local. Calidad en los visitantes. Un día “normal” el fútbol hubiera ganado, pero no fue así.

IMG_1385(1)

La segunda cambió. El equipo local mucho más entonado, más agresivo, buscando hacer daño por las bandas y segunda jugada. El POLI mejor trato al balón, más triangular, más jugar, más combinación. Tras el primer cuarto que fue virgitano, el tramo decisivo el partido era abierto, no había forma de adelantarse por ningún conjunto, con actuaciones decisivas de ambos porteros, en especial el joven cancerbero visitante Álvaro.
Y llego el momento clave, a falta de poco menos de 15 minutos para el final, cuando inexplicablemente el colegiado pita un penalti inexistente e inventado, no hubo nada de nada, de esos que hacen daño por lo injusto de la pena máxima. Gol, 2-1, y los ánimos muy alterados.

IMG_1376

Los chavales contuvieron la rabia y la plasmaron en fútbol, ese que hizo que 5 min más tarde Franco volviera las tablas 2-2, con balón al centro para buscar la victoria. Porque se quería sumar los tres puntos.
Pero no, la épica no siempre triunfa. En la siguiente jugada de ataque, un jugador local recibe en posición “dudosa” (claro fuera de juego) y finaliza. Y da por valido el tanto, ante las amargas quejas. Con ese 3-2 ya poco se jugo. Y se acabó el partido. Era lo mejor para evitar una situación desagradable, fruto de la indefensión.

Toca seguir peleando para intentar seguir arriba.

Musho POLI !!

Fotos: Francisco Hierro

13 diciembre, 2018

Los comentarios están cerrados.