Era un partido de máxima expectación, uno de los partidos de la jornada en Regional Preferente. Las gradas del Estadio de la Juventud registraron una de las mejoras entradas de esta temporada y la pasada.
El partido fue un quiero y no puedo del Poli Almería. Los rojiblancos se plantaron muy serios en el terreno de juego, y con una defensa que no quería más fallos.
Durante el primer tiempo hubo dominio alterno, sin grandes ocasiones para los equipos, solo destacar un remate de Dani tras jugadón de Ruzzo, que desvió el portero visitante con una magnifica estirada. Quedaban 5 minutos para el descanso cuando un córner lanzado a la derecha de Manu, lo remata a gol el delantero centro. Se reclamo posible falta del delantero de La Cañada sobre Castillo. De nuevo nos mataban a balón parado.
La segunda parte fue un monologo del Poli, con un equipo visitante que salia peligrosamente a la contra, pero sin apenas inmutar a Manu.
A falta de 15 minutos doble ocasión del Poli con sendos remates al palo y parada de nuevo del guardameta visitante. Cuando el balón no quiere entrar…
El Poli seguía volcado sobre la portería visitante, pero hoy no era el día, la pelotita no quería entrar. Ruzzo por banda derecha seguía insistiendo con más corazón que cabeza, pero el empate nunca llegó, y si un balón largo enviado por el portero de La Cañada.. el bote sorprendio a la defensa rojiblanca y Manu, para que el delantero cañadense solo tuviera que empujarla, 0-2 y 3 puntos muy importantes que volaban y que tenían que haberse quedado en casa.

15 noviembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.