El partido de esta jornada era vital para no dejar escapar a los equipos de la parte alta, y para por fin dar una alegría a nuestros aficionados en casa. Nos visitaba un rival difícil, y que ademas estaba empatado a puntos con nosotros en la clasificación. Partidazo con todas las letras.
El encuentro no defraudo, salida en tromba del Poli los primeros minutos, con un Ruzzo fenomenal por banda derecha y con un tiro al larguero por parte de Paquito, tras gran jugada de Ruzzo. El Carboneras dio el primer susto mediante una falta en la frontal del área, que David (titular hoy tras meses lesionado) envió a corner con una magnifica estirada.
Los visitantes agazapados atrás y muy bien colocados en el campo eran peligrosos en balones largos enviados a su delantero centro. En uno de esos balones, la defensa rojiblanca no acierta a despejar y    bate por bajo a David. Minuto 15, 0-1 y la historia se repetía, tocaba remontada en casa, y no iba a ser fácil, puesto que el Carboneras estaba jugando un partido muy serio.
A partir del gol, el Poli se vino abajo y no enlazaba jugadas en ataque, mientras que los visitantes seguían lanzando balones a la espalada de la defensa sembrando el pánico en las gradas. La primera parte termino con 0-1, y la sensación de que la remontada no iba a ser posible, o al menos iba a estar complicadisima.
La segunda parte comenzó de nuevo con el Poli volcado sobre la portería visitante, y en una magistral triangulación entre Díaz y Ruzzo, este último deja un balón muerto para que Fernando ( que había sustituido a Borja en el descanso) empuje el balón al fondo de la porteria. Minuto 55. y todo por decidir.
A partir del gol, el Poli tomó el mando del partido, pero sin concretar. Los contraataques visitantes cada vez eran más peligrosos y un gol en contra daría al traste con la remontada. Así, en el minuto 73, córner botado al segundo palo, y Diego entrando desde atrás remata de cabeza al fondo de las mallas… el delirio en las gradas.
De aquí al final asedio total de los visitantes buscando el empate, que se topó con un excelente David bajo palos, pero que también tuvo en la cabeza de su delantero el empate en el descuento.
La nota amarga del partido fue la lesión de Paquillo Cespedes, que en un lance fortuito cayó al suelo en mala postura, fracturandose el brazo. Fue atendido en el mismo vestuario del Estadio, y trasladado posteriormente en ambulancia al Hospital donde será intervenido esta misma mañana.

Desde el club le deseamos una pronta recuperación. #AnimoPaquillo

Foto: Cantera de Almería
 

17 noviembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.