Entrabamos en la recta final de la temporada con todo por decidir en lo que a nuestro objetivos se refiere, y la jornada terminó con sabor agridulce. El partido comenzó mal ya en los primeros minutos, cuando una falta si apenas peligro se convirtió en gol visitante ante la sorpresa de propios y extraños. Para añadir más desgracia aún, lesión de Lázaro que tuvo que dejar su puesto a Hamza.

Los nuestros sufrieron demasiado el mazazo del gol tan tempranero, y no conseguía “meter mano” a la defensa contraria. Por el contrario, las contras visitantes podían haber llevado a que el marcador se decantará aún más para el cuadro granadino antes del descanso.

Con 0-1 en el marcador, y la sensación de que aún se podía llegar a dar la vuelta al partido se llegó al descanso, momento en el que se hizo la presentación oficial de la cantera rojiblanca: Benjamin, Alevin y Juvenil. Los chavales fueron presentados uno a uno, y para ellos fue un día muy especial. Esperamos seguir creciendo, o al menos mantener estas categorías, la temporada próxima. Para ello seguimos trabajando pese a las adversidades.

La segunda parte se  reanudo con el POLI buscando el empate, pero lo que ocurrió fue que en otro despiste defensivo los visitantes hacían el 0-2 y el panorama se tornaba negro. Los siguientes minutos fueron de autentico desbarajuste en las lineas, y los granadinos campando a sus anchas. Así llego el 0-3 y el 0-4.

El POLI no encontraba su sitio, y tan sólo Ruben fue capaz de maquillar el resultado con un golazo, al que respondió el Monachil con el 1-5 definitivo. Partido para olvidar, y  ya sólo pensar en las 8 finales que nos quedan, que vamos a sufrir, pero que estamos seguros de que el equipo dará la cara y lograremos la permanencia.

 

Musho POLI!

Los comentarios están cerrados.