El fútbol, como la vida, es cuestión de ciclos: buenos, malos y regulares, y como tal hay que tomárselos. Esta temporada la iniciamos de manera brillante, y durante 16 jornadas el equipo no conoció la derrota. Fue un ciclo bueno, amplio, casi irrepetible. Pero como todo ciclo tiene un principio y un final, y ese final fue hace 4 jornadas con la derrota en casa frente al Monachil.

Durante cuatro jornadas el equipo tan solo ha sido capaz de conseguir un punto, y el ciclo (malo), había que cortarlo. Y que mejor que en casa, y jugandose seguir soñando con el ascenso, o al menos con pelearlo hasta el final.

Se hizo un llamamiento a la afición, y esta respondió con creces, pobló las gradas del Estadio de la Juventud y en ningún momento dejó de animar a los suyos, que además devolvieron ese aliento con un partidazo. Cuando apenas había dado tiempo a sentarse a más de uno, y a este que les escribe coger la cámara y enfocar, Beltrán recogía un rechace en un corner y hacia el 1-0, ¿tendríamos un partido tranquilo, y habíamos cambiado de ciclo?

Con el publico entregado, el POLI hizo sus mejores minutos y así una gran jugada de Nuñez acaba con un pase de la muerte acaba con un remate a la escuadra de Alvarito que venía como un avión por el carril derecho. Más de uno nos frotabamos los ojos ante tan buen comienzo, recordando al POLI de las 16 jornadas invicto, parecía que sí, que el ciclo malo se había terminado.

Los visitantes apenas rondaban la meta de un segurisimo Manu, que tan solo se tuvo que emplear en un par de ocasiones para frenar las intenciones del delantero malagueño. Para finalizar con el buen partido realizado en el primer tiempo, llegó el gol del 10, de Montellano. Recogió un balón en la medular del equipo visitante y en pleno forcejeo con el defensor logró batir al meta visitante. También se había acabado el ciclo malo de Montellano que llevaba sin marcar desde la jornada 13ª.

La segunda parte fue de dominio local, con incluso varias ocasiones para haber aumentado la diferencia, pero tan solo se movería el marcador con el gol de los visitantes, en una de las pocas jugadas de peligro que crearon.

Esperamos que sea el inicio de un nuevo ciclo de buenos resultados, y corroborarlo el próximo domingo en Coín. Seguir soñando es posible!

Musho POLI! 

22 julio, 2018

Los comentarios están cerrados.