Un día para NO olvidar

El domingo 19 de Enero se presentaba como un día perfecto para no salir de casa. Llovía, hacía frío, un día feo. Si al tiempo desapacible se le une levantarte bien temprano, o te tiene
que gustar mucho este deporte, o tener mucho compañerismo, o simplemente sentirte identificado con un club. Para mi es una muestra muy importante ver como hay jugadores que incluso no estando convocados se unen a la expedición. Eso para mi es compromiso, en mayúsculas.

Desde estas líneas el reconocimiento a todo ese futbol, o deporte en general, modesto, que fue de una punta a otra, jugadores, técnicos, árbitros, directivos y aficionados, incluso en algún caso sin poder disputar un solo minuto del partido por estar el campo o instalación impracticable.

Adra es plaza difícil, de eso no hay duda. En la última temporada se cosechó una victoria y un empate, pero con
mucho, mucho, pero mucho esfuerzo. Este equipo es un candidato claro a todo, el año pasado ya lo era, y este incluso más.

El POLI salió de inicio con Manu; Selu, José Domingo, Maka, Carlos; Miguel, Felipe, Díaz, Dani; Constan, Ruzzo. En el banquillo estuvieron David, Pepones, Salinas, Fernando, Rafa, que fueron entrando a lo largo de la segunda
parte.

En la primera parte el encuentro comenzó con un ritmo altísimo por ambas escuadras. Era un envite importante en la temporada, y así se trasladó al campo. La primera media hora, hasta el gol abderitano, fue un toma y daca sin descanso por ambos conjuntos, destrucción + construcción + finalización constante, sin perder un segundo. Se veía
como importantísimo adelantarse y manejar el tempo del partido. Y esa ventaja en el marcador la consiguió el equipo local antes del minuto 30, adelantarse con un gol más importante que vistoso. Quizás en el único error en la zaga del POLI en la primera parte. Tras el gol los roles se repartieron de forma inmediata. Adra encerrado, pertrechado
atrás, dejando todo el balón, y esperar robo y contra para finalizar el partido. El POLI con un quiero y no puedo, muy bien hasta el área, pero luego las ocasiones no se materializaban. Y así acabo la primera parte, todo muy abierto.

En la segunda parte el guión era el mismo que tras el primer gol, pero los roles fueron todavía más claros. Un
POLI que lo intentaba todo, balón jugado, corto, largo, bandas, balón parado, pero chocaba con el muro local en la zona de finalización. Y así hasta que llegó el 2-0 en el minuto 60, la jugada que decantó el devenir del partido, porque si remontar uno era arto complicado, en un campo muy pesado por la lluvia, dos se antojaba heroico, hablando de un rival que maneja dentro y fuera del terreno de juego esta situación a su antojo, muy experimentados, mucha brega, mucho oficio, Adra en estado puro. En el minuto 70 llegó la puntilla con el que parecía definitivo 3-0, tras
una contra con un POLI muy volcado intentando acortar distancias. En el minuto 80 Miguel hizo el tanto visitante, en
un corner, no faltó de nuevo con su cita al gol en Miramar. Y cuando se daba por finalizado el marcador, en el descuento, el Adra consiguió el definitivo 4-1, y acto final se pitó el final del partido. Quizás por lo abultado del marcador, por el día desagradable en lo meteorológico, y por las caras tristes tras la derrota, lo mejor fuera
olvidar y pensar solo en el próximo partido.

Personalmente creo que lo mejor será marcar en la agenda un 3-0, como mínimo, para el partido de vuelta, y esa sería la mejor señal de que luchamos por todo en ese momento, y que todo está por decidir. Esa meta está en nuestra manos …

Vamos POLI !!
Musho POLI !!

13 diciembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.