… y nos quedamos helados

Albox no es una plaza fácil. Es de ese tipo de visitas que sabes que para sacar algo positivo se tienen que dar muchos factores de cara. Algunos están en tu mano, y otros … pues no.

Un 6 de diciembre, día de la Constitución, viernes, y puente, y a las 17 h. Un día festivo, en el que rendíamos visita a uno de los rivales con uno de los desplazamientos más lejanos de esta temporada, tan larga en jornadas y tan abundante en viajes. Pasar la jornada a este día fue un acierto, y que posibilita el descanso necesario a jugadores y técnicos durante este fin de semana largo. Y lo necesitan.
La hora no era la más adecuada para esta época del año. Hace frío, mucho. Y la necesidad de aplicar luz artificial, hecho que no parece importante excepto que presente algún que otro fallo, que finalmente (sólo al final) quedo resuelto.

En lo meramente deportivo, el POLI saltó al campo con ganas, fuerza e intensidad. Podemos decir que de los desplazamientos hechos hasta hoy, quizás haya sido el arranque de partido más entonado visto. Muchas ganas. El equipo, con una racha muy positiva detrás, salió a no dejarse ni sorprender, ni arrugarse.
Inicialmente saltaron Manu, Carlos Diego Castillo Selu Maka, Borja Miguel José Domingo y Felipe Ruzzo.
Albox tomó la manija del partido. Muy agresivos, muy zonales, marcando claramente el territorio. El POLI leyó las intenciones, y bien pertrechado atrás, intentando correr riesgos mínimos, y buscar salidas a la contra por las bandas, y crear peligro.
El fútbol ofensivo no fue destacado en esta primera parte. Hubo acercamientos en ambas áreas, pero las ocasiones no eran ni importantes ni continuas. Una batalla en el centro del campo era constante. Miguel y José Domingo muy sólidos y generosos en la brega. Final de la primera parte, y tablas, el marcador no se movía. 0-0.

La segunda parte, con luz artificial, con altibajos, fue otra cosa. El POLI salió muy tranquilo por la labor hecha y se estiró, tímidamente, pero la presencia atacante fue mayor. Miguel, el primero a irse al banco, tuvo la suya en la segunda, como también tuvo otra en la primera parte, en esas acciones donde él saca petróleo en el área, pero esta vez no materializó. Entro Díaz en su lugar, que tuvo algún problema físico durante su intervención.
El hueco de Miguel tuvo como primer efecto la acción más clara de ataque local, un balón lejano pero magníficamente ejecutado, que fue al larguero. Uy, peligro, pero una acción aislada.
El ecuador del segundo tiempo fue el momento donde se desataron las hostilidades ofensivas, un toma y daca donde se sucedieron un paradon de Manu a tiro cruzado, y un fulgurante contraataque eléctrico de Borja que Ruzzo no materializa, no llega en boca de gol por despeje de defensa local. Ahí se decidía el partido. Y todo quedaba igual. Igualado
Se realizaron sucesivos cambios, entraron Dani por Carlos, Fernando por Felipe, Rafa por Diego y Constan por Ruzzo.
Y llegamos al final de los 90 minutos con mucho desgaste, algún cambio había sido por jugadores que acabaron tocados, que lo habían dado todo. Y así debió acabar, pero no fue así.

Dice una máxima del fútbol que lo que has ganado (o empatado) en 90 minutos, no lo pierdas en 1, o en 2 minutos.
Los partidos duran hasta que pita el árbitro. Y hasta que indique ese final, todo puede ocurrir, y todo se puede pitar. Y ocurrió que se señaló una falta lateral, cerca del banquillo local, a petición del respetable, en el campo atacante. Fue botada al área, despiste en la marca, y fue gol. Alboroto local. Enfado ostensible por la jugada sancionada, y lo perdido, por los visitantes.
Y final del partido, y sin sacar de centro, no era necesario. El descuento solo dió para eso, no había más que añadir, nada más que hacer aquella gélida tarde de Diciembre.
1-0, caras tristes, y de enfado, y de impotencia, en la expedición rojiblanca. Poco botín para tanto esfuerzo, para tanto trabajo.

Para finalizar, del trío arbitral sólo un adjetivo, previsible. Y en ningún momento hubo el más mínimo interés en ocultarlo.
Ante todo hay que ser hospitalario, y ser un buen vecino. Normas de convivencia básicas en este mundo del balompié.

17 noviembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.