*Foto de “Cantera de Almería”

17 noviembre, 2018

Hoy teníamos ante nosotros una cita marcada por el 5.
Tras 4 victorias consecutivas en la segunda vuelta se nos presentaba la posibilidad de hacer la quinta. No hay quinto malo, dicen.
Ha sido un empate a uno. Por lo menos si es el 5 consecutivo que estamos imbatidos en la segunda vuelta, aunque la racha es en los 6 últimos.

De nuevo contra Viator y a las 5 de la tarde. En la ida y a esa misma hora perdimos en casa.
Tarde muy apacible en lo meteorológico, casi más presencia de público visitante, que achucho e intento insuflar animo, sobre todo en el achuchon final.
Una magnífica instalación está que tienen en Viator. Buen campo, muy buenas gradas y aparcamiento amplio. Que gusto contar con estos medios.

La primera parte nuestro dominio fue claro, en juego, en ocasiones y en resultado. Pronto llego un fenomenal gol de Rojas por banda izquierda tras un pase largo de Céspedes, que lo hizo progresar y cuando llego a la frontal del área definió perfectamente rebasando al portero por encima. Bella factura, muy parecida a la jugada del 0-1 en El Ejido. También hizo un balón al palo que nos hubiera permitido distanciarnos casi definitivamente y dejar el partido encarrilado.

En la segunda parte Viator salió más asentado, buscando el balón y el centro del campo, y fruto de su empuje vino un gol tempranero, en una jugada embarullada en el área, un despeje fallido de nuestra zaga, que rescato un jugador local y consiguió el empate con un tiro raso y bajo, donde Manu no pudo llegar.
Desde ese momento la guerra por el centro del campo fue crucial, y con las introducciones de Miguel y Reyes el balón fue de nuevo nuestro. Los 20 minutos finales fue un acoso e intento de derribo nuestro. Varios córners con mucho peligro aéreo, internadas de Díaz por banda izquierda que también había entrado de refresco, otro balón al larguero que el portero siguió con la mirada, aunque tuvo un par de muy buenas y decisivas intervenciones ese meta local que consiguió dejar su portería sin encajar un nuevo gol. Tuvimos hasta cinco ocasiones claras que ellos se defendieron como pudieron.
Fruto de este ataque sin tregua, Viator pudo conseguir la victoria, cuando estábamos volcados en un ataque permanente, un balón largo de un despeje lo cazaron y fabricaron peligro, pero entre la defensa que se recompuso como pudo, Manu achicando, y la suerte que no tuvimos en ataque, el balón de ellos salió fuera, pero por poco. Uy.

Reparto de puntos, y con ese punto ascendemos al puesto 5 de la clasificación, superando a Adra, que será nuestro próximo rival en casa, ya el próximo año 2013. Os esperamos …

Una crónica de Juan José Cano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.